¿Es normal tener los labios menores grandes?

por Clínica Granado-Tiagonce

Sí es normal tener los labios menores grandes, lo que ocurre es que hay muchas adolescentes y mujeres que se avergüenzan de sufrir esta patología. Del mismo modo, es completamente normal tener un labio vaginal de mayor tamaño que el otro, lo cierto es que da pudor reconocerlo. Si alguno de estos dos es tu caso, ¡mantén la calma! Aquí te vamos a contar algunas cosas que debes tener claras sobre los labios internos visibles para que, después de leer el artículo, tomes la decisión con la que mejor te vayas a sentir de ahora en adelante.

Por nuestra consulta pasan con bastante frecuencia personas que desean corregir esta anomalía de sus genitales ya que tienen muchas inseguridades a la hora de mostrarlas a lo largo de sus relaciones sexuales, e incluso les llega a molestar durante las mismas. Es verdad que existen diferentes tipos de vulva o genitales femeninos externos, y que los más aceptados parece que son aquellos que carecen de vello, son suaves y están perfectamente proporcionados. Entonces, comprobamos que en estas zonas íntimas ocurre lo mismo que con el canon de belleza actual. ¿Cómo son las “vaginas perfectas” para ti?

Continúa la lectura de nuestro artículo ¿Es normal tener los labios menores grandes? para sacar tus propias conclusiones.

Genitales femeninos externos: labios mayores y menores

Empecemos por el principio; porque puede que hayas llegado aquí buscando información sobre los genitales femeninos externos pero, en realidad, sufres una patología en otra zona que desconoces. No confundas la vulva con la anatomía de la vagina, porque son partes diferentes dentro de los genitales femeninos externos.

La vulva es la estructura triangular integrada por el monte de Venus, los labios mayores y menores, el clítoris y el orificio vaginal. Los labios mayores y menores también son conocidos como labios externos e internos, por si los encuentras mencionados de este modo en otro lugar.

Genitales femeninos externos

Los labios mayores son los pliegues visibles que se ubican seguidos de la parte del monte de Venus. Están cubiertos de piel con vello y se extienden hasta la comisura posterior de la vagina, antecediendo al ano. Los labios menores, en cambio, son esos pliegues de la superficie interior de la anatomía de los genitales femeninos que conectan con el clítoris y la vagina en cada uno de sus extremos. Como verás más adelante, cuando existe una hipertrofia de labios menores, estos quedan expuestos por fuera de los labios mayores, lo que le resulta bastante incómodo a muchas mujeres a quienes se les han desarrollado así de manera natural.

La vagina tiene forma de tubo hueco fibromuscular, y conecta el orificio vaginal del que hablábamos antes con el útero. Hacemos hincapié en que conozcas los genitales femeninos externos e internos para que, cuando sientas una dolencia o anomalía, identifiques el lugar desde el que nace.

¿Qué función tienen los labios menores?

La función de los labios menores está muy ligada al placer sexual. Cuando una mujer es consciente de que sus labios inferiores sobresalen y practica el sexo, puede sentirse frustrada al no sentir mayor placer como consecuencia de este complejo. En el caso de los labios mayores, su función está muy ligada a servir de barrera de protección frente a bacterias u otras sustancias externas, que puedan causar una infección en la zona genital femenina.

Los labios menores pueden ser de distintos tamaños, alcanzando hasta una medida de 4 ó 5 cm de anchura. Concentran tal cantidad de vasos sanguíneos que, ante la estimulación sexual, se vuelven más voluminosos, sensibles y receptivos debido a la congestión de sangre que se produce en el organismo. Ante esta situación de hinchamiento de los labios internos, sus glándulas segregan una sustancia que lubrica toda la zona y facilita el acto sexual. Seguro que habrás comprobado que, cuando más lubricada está tu zona genital, más disfrutas del coito y más placentera es tu experiencia.

Muchas de las personas que han pasado por nuestra consulta con la duda de si era normal tener los labios menores grandes, nos afirman que aunque estos no se les noten a la hora de lucir ropa de baño, sí que es un impedimento a la hora de tener unas relaciones sexuales plenamente satisfactorias. Por esta sencilla razón, cada vez es más frecuente la operación de labios menores de la que te hablaremos más abajo.

Hipertrofia labios menores

Hipertrofia de labios menores

La hipertrofia de labios menores es de lo que venimos hablando desde el inicio de este artículo; una patología que está dentro de todas esas englobadas en lo que conocerás como “labios genitales anormales”, así como la más común de ellas. Consiste en la desproporción de tamaño de los labios menores con respecto a los mayores, es decir, lo que padeces si observas que tus labios inferiores sobresalen de los labios exteriores, no quedando esa “vulva perfecta” que mencionamos al inicio.

Las principales causas de los labios menores grandes son las siguientes:

  • Susceptibilidad genética. Hay mujeres que tienen cierta predisposición genética para sufrir este tipo de problemas en sus labios genitales. Se trata de una cuestión hereditaria, sin más, como cualquier otra enfermedad o patología.
  • Ausencia de higiene íntima. Es muy frecuente que esto obligue a padecer ciertas infecciones urinarias. Los labios vaginales son una parte muy delicada de los genitales femeninos, que hay que higienizar adecuadamente cada día. Algunas de las pautas recomendadas para el cuidado diario de la zona genital femenina son emplear ropa interior de algodón, lavarla con la mano limpia y no con una esponja, emplear geles específicos para estas partes, deslizar el movimiento de limpieza desde delante hacia detrás, etc.
  • Actividades físicas microtraumáticas. La práctica desde la infancia de actividades como equitación, ciclismo o atletismo, produce unos microtraumatismos en los genitales femeninos que puede desembocar en unos labios menores grandes. Es muy importante extremar la precaución ante estos ejercicios, sobre todo desde el inicio de su práctica, de forma que la zona vaginal sufra lo menos posible.
  • Otras causas. También puede tener como consecuencia una asimetría de los labios genitales el comienzo temprano y repetitivo de relaciones sexuales, la colocación de piercings en la zona, el consumo de andrógenos durante la adolescencia, etc.

Operación de los labios menores

Como hemos visto, ya no es solo una cuestión estética sino, la operación de los labios menores es solicitada en todos aquellos casos en los que provoca un descenso del disfrute a la hora de mantener relaciones sexuales. Este complejo afecta a muchas parejas y no deciden dar el paso por el pudor que sienten de reconocer que tienen sus labios genitales grandes, cuando se trata de una “anomalía” bastante común entre los pacientes femeninos.

La operación de los labios menores por excelencia es la labioplastia, de la que puedes consultar toda la información con detalle en este enlace. Al principio, a las pacientes les genera bastante respeto el hecho de que haya que intervenir una zona tan delicada como son sus labios internos visibles, pero una vez que descubren todos los beneficios que esto les reporta en sus vidas, nos dicen que se arrepienten de no haberse atrevido antes.

Operacion labios menores labioplastia

Una vez que se realiza la operación de labios menores, es indispensable abstenerse de mantener relaciones sexuales durante un mes mínimo. También exige guardar un reposo relativo a lo largo de una semana para que el postoperatorio sea exitoso. Nuestra mayor satisfacción como cirujanos es recibir la llamada de estas mujeres pasado un tiempo, agradeciéndonos el fin de su complejo. Esto se convierte en nuestra principal meta cuando nos enfrentamos a una cirugía íntima con estas características.

Resumimos la respuesta a tu pregunta de si es normal tener los labios menores grandes en estas dos ideas: la primera es que sí es normal y más común de lo que imaginas, por tanto no estás sola; y la segunda es que si aun así te incomoda o afecta a tus relaciones sexuales, se trata de un complejo con solución. Mientras antes acabes con él, antes comenzarás a disfrutar de tu intimidad sin inseguridades.

Comparte este artículo