TRATAMIENTO

Mentoplastia: precio, recuperación y resultado

La cirugía del mentón o mentoplastia u operación de barbilla se encarga de recuperar esa proporcionalidad de la barbilla, siempre en personas que no tengan desviaciones u otro tipo de problemas funcionales. La mentoplastia puede necesitar de una ortodoncia adicional para obtener un buen resultado estético en los pacientes.

En muchas ocasiones, pequeñas imperfecciones del rostro que se pueden solucionar de manera rápida y sencilla con cirugías mínimamente invasivas, producen grandes cambios en los pacientes, mejorando su aspecto exponencialmente. Esto sucede de forma habitual en quienes solicitan una mentoplastia maxilofacial, y tras ella consiguen suavizar sus facciones y mejorar de forma notable su perfil.

¿TIENES DUDAS?
Contacta con nosotros

913 521 697

¿Qué es la mentoplastia? ¿Cómo se realiza una mentoplastia?

 

La mentoplastia es la cirugía plástica facial que se encarga de corregir la posición de la mandíbula o el tamaño del mentón, con el objetivo de armonizar rasgos faciales. Existen varias formas de abordar esta cirugía, ya sea con prótesis, sin ella, mediante una mentoplastia osteotomía deslizante o bien a través de una infiltración de tejido graso del propio paciente, realizando una pequeña lipoescultura previa. 

Mentoplastia con prótesis

En las mentoplastia con prótesis utilizamos prótesis específicas, normalmente de una silicona que tiene una textura muy similar a la del hueso humano, que resultan imperceptibles una vez introducidas en la barbilla o labio inferior del paciente y cuyo resultado, en los casos prescritos, es completamente natural. Hay diferentes tamaños de prótesis que escogeremos de forma específica en función de las necesidades de cada paciente, así como del resultado que desee obtener. El abordaje en estos casos puede ser intraoral o a través del cuello por debajo del mentón, realizando el cirujano maxilofacial siempre unas incisiones mínimas que con el paso del tiempo resulten imperceptibles.

Esta opción para nosotros, desde el punto de vista de expertos en medicina estética, es la que más utilizamos siempre que sea posible, sobre todo por la rápida recuperación del paciente, el bajo porcentaje de riesgo del rechazo de la prótesis y el sencillo postoperatorio que conlleva.

Mentoplastia osteotomía

Esta cirugía oral y maxilofacial implica llegar a secciones de hueso. En el caso de necesitar una osteotomía, realizamos pequeños cortes en el hueso que nos permiten luego desplazar una de sus porciones de la mandíbula. Esto permite corregir el defecto e incluso en determinados casos más complicados, llegar a acortar una cara que resulte excesivamente larga, para que así aumente o disminuya esta zona del perfil facial del paciente.

Podremos realizar estos cortes de forma horizontal o vertical y calibrarlos en función del grado de corrección de cada caso. Esta técnica se utiliza en personas que necesitan corregir el mentón en un grado importante, y son ellas las que en muchas ocasiones necesitan también un avance de la mandíbula, que se consigue con ortodoncia posterior específica.

Operación de mentón

La tercera opción para abordar una mentoplastia se basa en extraer grasa propia del paciente para posteriormente utilizarla y rellenar el mentón retraído. Cuando la barbilla está menos desarrollada de lo común o es pequeña, este tratamiento es una buena opción para las situaciones denominadas también microgenias o genioplastia. En este caso, aunque los resultados son definitivos, sí que puede reabsorberse parte de la grasa con el paso del tiempo. Esto puede ser una desventaja de la mentoplastia, porque en pacientes con importantes pérdidas de peso o cambios bruscos hormonales, hemos llegado a ver que puede deshacerse un porcentaje muy importante del relleno y hemos tenido que volver a realizarle el tratamiento.

¿Cómo es la recuperación tras una mentoplastia?

 

Este tipo de cirugía, en la gran mayoría de los casos y sobre todo cuando no tenemos que tocar el hueso de forma importante, no tiene postoperatorio doloroso. Incluso cuando hemos de trabajar con el hueso, el paciente durante las primeras horas después de haberse operado, siempre que tome los medicamentos pautados, no va a sentir dolor. Estos analgésicos van a ser los habituales para molestias moderadas, así como antiinflamatorios.

Al día siguiente de la cirugía es recomendable quedarse acostado y con la cabeza algo levantada, de manera que ayudes a que el rostro se vaya desinflamando. Durante los primeros días tras la cirugía los pacientes suelen referir inflamación, incluso notan raras las raíces de los dientes, pero todo ello durante la semana posterior va desapareciendo de forma gradual. Estos primeros días será cuando los especialistas en cirugía revisaremos los puntos a los pacientes, para ver su evolución y calcular cuándo deben ser retirados, en el caso de que no sean suturas reabsorbibles que se efectúen por sí mismas.

¿Cuánto cuesta una mentoplastia en Madrid?

 

La mentoplastia tiene un precio directamente relacionado con el tipo de procedimiento que se vaya a utilizar. Las prótesis de mentón son especialmente caras que deben ser de gran calidad para que no generen problemas en la mentoplastia, sobre todo por el lugar donde se van a situar y su continuo rozamiento a la hora de masticar. El precio más barato de una mentoplastia será en los casos en los que se realice con grasa propia del paciente, mediante una pequeña liposucción previa. En estos casos, al ser la cirugía bastante más corta y no tener que utilizar ningún tipo de material protésico, el presupuesto es el más económico.

En el presupuesto de una mentoplastia, cuando lo facilitamos en nuestra clínica, es fundamental para nosotros incluirle las curas y revisiones tras la cirugía para poder vigilar al paciente y actuar en el caso de que se produzca algún tipo de anomalía, que no se corresponda con el correcto postoperatorio de una mentoplastia.

Resultados de una mentoplastia, antes y después

 

Desde nuestro punto de vista, el mejor resultado tras una mentoplastia lo obtenemos cuando mejoramos el tamaño y la forma de la barbilla, pero sin buscar la perfección de la misma, sino el equilibrio y la armonización de todo el conjunto facial. A base de redefinir el mentón, conseguimos en muchas ocasiones darle más fuerza al rostro y obtener caras con una mayor personalidad y definición.

En otras ocasiones, normalmente cuando reducimos el mentón a través de la mentoplastia reductiva, conseguimos el efecto contrario, es decir, suavizamos las facciones de los pacientes en aquellos casos en que resultaban especialmente hoscos. Otro resultado importante tras una mentoplastia es la corrección de asimetrías faciales en algunos casos más avanzados, cosa que supone una de las ventajas de la mentoplastia.

Antes

Después

Tratamientos alternativos a la mentoplastia

 

Existen otras alternativas a la mentoplastia pero la gran mayoría no son definitivas, porque los resultados acabarán desapareciendo con el paso del tiempo. Un ejemplo de ello son las infiltraciones de ácido hialurónico, que se emplean en casos de barbillas retraídas.

http://faceandbodycarecentercostarica.com/aumento-de-menton-con-acido-hialuronico/