TRATAMIENTO

Abdominoplastia: qué es, riesgos y complicaciones

Si estás disgustada con la apariencia de tu abdomen, no te gusta cómo queda la piel abdominal cuando luces bikini, o simplemente tras los embarazos o por el paso del tiempo tu abdomen está flácido y excesivamente abultado, la abdominoplastia es tu solución definitiva.

Son muchos los pacientes que tras muchas dietas equilibradas y acudir al gimnasio de forma constante, se dan cuenta que su abdomen no se reduce, y por ello la aparición de la llamada cirugía para piel sobrante. Una vez que vienen a consultar a nuestra clínica si hay alguna cirugía estética para su abdomen, se sorprenden cuando les decimos que su problema no se soluciona con la nutrición o haciendo ejercicio, sino que necesitan de una operación.

Esta lipectomía abdominal logra un abdomen plano y firme con una cintura más estrecha gracias a que elimina la piel y grasa abdominal sobrante, y refuerza la pared abdominal. Si te preguntas por quiénes se pueden hacer una abdominoplastia, está indicada en pacientes que han tenido aumento y pérdida de peso importantes, mujeres que hace un tiempo estuvieron embarazadas, o en algunos casos de deformidades congénitas de pacientes que han sufrido diástasis o separación de los músculos rectos abdominales.

¿TIENES DUDAS?
Contacta con nosotros

913 521 697

¿Qué es la abdominoplastia?

 

La operación de abdomen es una cirugía que consiste en la extirpación del exceso de piel y grasa del abdomen, que usualmente es toda la que se encuentra por debajo del ombligo. Este proceso de abdominoplastia se acompaña de la reconstrucción de la pared abdominal para corregir la flaccidez abdominal y lograr un abdomen plano y tenso. La flacidez abdominal o diástasis de los rectos es el aumento de la distancia que separa los músculos de los rectos abdominales, que se produce cuando por el efecto de los embarazos o el incremento de peso, aumenta la presión intra abdominal y estira la fascia o tejido que envuelve a los músculos del abdomen, ocasionando que se separen. La solución más eficaz para corregir la flacidez o abultamiento del abdomen es someterse a una intervención de cirugía plástica.

Aunque existen muchas formas de anestesia local que se pueden emplear para esta cirugía,  la más segura es la anestesia general, porque permite al anestesiólogo mantener mejor control sobre del paciente y realizar una abdominoplastia completa. La operación de piel sobrante comienza con el marcaje de la zona donde se realizará la incisión, que será el lugar donde quedará la abdominoplastia cicatriz definitiva y debe estar colocada en una parte donde quede oculta bajo el bikini o la ropa interior.

A continuación, se despega la piel junto con su exceso de grasa de la pared abdominal hasta el borde inferior de las costillas, y se procede a realizar la plicatura de la fascia de los músculos rectos abdominales. Finalmente, se retira el exceso de piel, se reinserta el ombligo donde le corresponde, se coloca el drenaje y se cierra las heridas con puntos internos que no requieren ser retirados.

Al terminar la operación de abdominoplastia, el paciente saldrá del quirófano con su faja puesta y permanecerá hospitalizado por una noche, para que los profesionales médicos le apliquen la medicación analgésica para su máximo confort. Como resultado, tras la cirugía el abdomen queda plano y tenso con una cicatriz baja, por arriba del pubis, que puede ser cubierta perfectamente por el bikini o la ropa interior.

¿Cómo es la recuperación de una abdominoplastia?

 

Tras la operación, el paciente permanecerá acostado sin levantarse de la cama hasta el día siguiente, y durante la hospitalización se le administrarán analgésicos intravenosos para que no tenga dolor o este sea mínimo. Al día siguiente, se retira la sonda vesical y se le ayuda a levantarse de la cama. Uno de los síntomas después de una abdominoplastia es sentir tirantez a la hora de caminar durante los primeros días, no pudiendo hacer movimientos bruscos o levantar peso. Las consultas post operatorias o curas se realizarán en nuestra clínica, y se le darán al paciente las recomendaciones que sean pertinentes para el cuidado de las heridas. Una vez que estas hayan cicatrizado, el paciente será atendido por nuestra fisioterapeuta quien realizará drenajes linfáticos que ayudarán a que la inflamación pase más rápido.
Los resultados de la intervención se verán de manera inmediata, aunque irán mejorando conforme vaya disminuyendo la inflamación y las cicatrices se hagan menos evidentes. Este proceso puede tardar de entre 3 y 6 meses.

Las complicaciones de una abdominoplastia son pocas y se presentan en raras ocasiones, en orden de aparición en el tiempo. Existen sangramientos durante las primeras 24 horas de la cirugía, mientras el paciente está aún hospitalizado. También aparecen seromas pasadas las dos semanas, que supone la acumulación de suero debajo de la piel. Puede haber problemas de cicatrización durante las primeras semanas, que se manifiestan como apertura de algún punto o área de la herida. Asimismo, hablamos de hematomas tras la abdominoplastia, cicatrices hipertróficas o queloides, que mejoran con la aplicación de láminas de silicón y la infiltración de esteroides en la cicatrices.

¿Cuánto cuesta una abdominoplastia?

El precio de la abdominoplastia tiene que incluir diferentes honorarios como son los de los cirujanos plásticos, los del anestesista, del hospital y de toda la medicación que se suministra a los pacientes durante la cirugía y en el día posterior. En el precio final de una abdominoplastia también está incluido el precio de una noche de ingreso hospitalario.

Aquí tiene mucha importancia el tipo de abdominoplastia que se realice, puesto que las hay completas o mini abdominoplastia dependiendo de las necesidades del paciente. El término “mini” solo hace alusión a que la cantidad de piel que se retirara será menor y por tanto, la cicatriz resultante más corta. Al coste, en ambos casos, hay que añadir el coste de la faja postoperatoria, que como mínimo llevará durante un mes. 

Una de las facilidades que presenta nuestra clínica es un presupuesto cerrado con el precio final de una abdominoplastia, incluyendo curas y revisiones durante un año.

Resultados de una abdominoplastia

 

Cuando un paciente se somete a esta cirugía para quitar exceso de piel en abdomen, matizamos que el paciente puede ser cualquier persona puesto que también hacemos abdominoplastia para hombres, obtiene dos grandes beneficios: remodela su figura y refuerza la pared abdominal.

De los hombres que vienen a nuestra clínica para realizarse esta cirugía, la mayoría son pacientes fueron obesos mórbidos y perdieron mucho peso dando como resultado abdómenes con grandes pliegues de piel que cuelgan por debajo del pubis, con frecuentes dolores de espalda por la deformación.

Antes

Después

Tratamientos alternativos a la abdominoplastia

 

No existen tratamientos alternativos a una abdominoplastia cuando el paciente presenta exceso de piel y grasa en el abdomen anterior, y flacidez de los músculos abdominales. La liposucción o lipoescultura en un paciente con estas características lejos de mejorar, empeoraría la situación porque al retirar solo la grasa, se haría más evidente el exceso de piel y podrían generar irregularidades.

La lipoescultura puede ser un procedimiento complementario a la dermolipectomía, retirando la grasa de los flancos ayudando a modelar la cintura. Tienes más información, aquí.

Otros artículos de interés