TRATAMIENTO

Otoplastia: precio, qué es, antes y después

La otoplastia es la cirugía estética de las orejas que permite corregir alteraciones en la forma o posición de estas. La deformidad más frecuente es la conocida como “orejas de soplillo”, que implica una excesiva separación de las orejas respecto al cráneo.

El motivo principal por el que un paciente acude a realizarse una operación de orejas es por la falta del pliegue anatómico principal, que se conoce con el nombre de pliegue antihélix. La falta de una buena posición del cartílago que conforma el pabellón auricular da lugar a una oreja contraída, y por ende, una oreja despegada del cráneo.

En muchas ocasiones existe además una hipertrofia de la concha auricular, que es la parte central cóncava del pabellón auditivo. Su excesivo tamaño puede contribuir a que las orejas estén más separadas, y que el paciente busque constantemente corregir con remedios sus orejas de soplillo.

La otoplastia es una cirugía muy demandada en niños y adolescentes especialmente, por los problemas psicológicos y sociales que esta deformidad conlleva. La edad ideal para realizarla es a partir de los 8 años, cuando se considera que el cartílago auricular ha completado su desarrollo. Además, suele coincidir con la etapa en la que los niños comienzan a estar acomplejados debido a la burla de sus compañeros del colegio. Otro factor importante a tener en cuenta es que el menor sea lo suficientemente maduro para que pueda aguantar realizar la intervención con anestesia local, cosa que no depende de la edad sino más bien de su desarrollo, ya que de esa manera se simplifica el procedimiento.

¿TIENES DUDAS?
Contacta con nosotros

913 521 697

¿Qué es la otoplastia?

 

La otoplastia es una cirugía que ayuda a eliminar el complejo que tienen muchas personas con la forma, el tamaño o el ángulo que tienen sus orejas con respecto al rostro. No se trata de una cirugía plástica que las personas se realicen para embellecer, sino que la gran mayoría de los pacientes la hacen porque esa alteración en sus orejas les produce una gran inseguridad acerca de su físico, ya que son objeto de múltiples burlas y rechazos.

Otro tipo de deformidad consiste en tener unas orejas excesivamente grandes en comparación con el resto de la cabeza, y si te preguntas cómo corregir estas orejas, nuestros especialistas en cirugía plástica lo harán. Esta intervención se realiza por una incisión en la parte posterior de la oreja para que la cicatriz quede oculta por detrás de la misma. A través de esta vía es por donde se realizan las modificaciones que son necesarias en el cartílago.

Entre las técnicas quirúrgicas para la cirugía de orejas, distinguimos entre las que conllevan una resección, una abrasión o raspado del cartílago y las que únicamente se basan en la sutura del mismo, aunque lo más habitual es combinar todas ellas.

La cicatriz resultante de la otoplastia es imperceptible y se esconde en la zona retroauricular. En muchas ocasiones, aunque la deformidad sea visible solamente en una de las orejas, el cirujano plástico debe proceder a retocar las dos para lograr que el resultado sea armónico y natural.

¿Cómo es la recuperación de una otoplastia?

 

El objetivo es que el paciente se vaya a su domicilio lo antes posible, de manera casi inmediata a la finalización del procedimiento, que suele durar alrededor de hora y media. No es necesario ni recomendable permanecer una noche en el hospital ya que se trata de una cirugía ambulatoria.

Durante los primeros 3 días se coloca una ferulización con algodón para que las orejas se mantengan en la posición adecuada. Estas son mantenidas por un vendaje compresivo alrededor de la cabeza que también sirve para limitar la inflamación y la aparición de hematomas, ya que no se colocan drenajes. Al cabo de esos días se retira la banda elástica junto con la ferulización y se coloca una cinta elástica sobre las orejas, que tendrá que usarse 24h al día durante la primera semana y luego dos semanas más por la noche.

El postoperatorio no suele ser doloroso, pero a pesar de lo ello es necesaria una medicación analgésica y profilaxis antibiótica. Hay que dormir boca arriba durante las primeras dos semanas y no se puede hacer esfuerzo físico o deporte durante el primer mes, teniendo cuidado con las actividades diarias que se lleven a cabo.

Los pacientes se pueden incorporar a su rutina desde el día siguiente a la operación, pero se suele esperar hasta que se retiren los vendajes, alrededor de una semana después. Este es el principal motivo por el que los niños suelen operarse en fechas donde no tienen que acudir a clase como el verano o en sus vacaciones de Navidad.

¿Cuánto cuesta una otoplastia?

 

La otoplastia no tiene precios fijos y para calcular el coste final son muchos los factores que hay que tener en cuenta. El precio normal de esta intervención oscila entre los 1000 y 3000€, aunque siempre existen excepciones. Una parte importante de la variación corresponde a la diferencia entre anestesia local, general o anestesia local y sedación.

El precio de la otoplastia también depende de la dificultad de la misma y de la necesidad o no de tener que disecar el cartílago. Existen personas con varias deformidades juntas en las orejas, como pueden ser unas orejas de soplillo separadas excesivamente de la cabeza y además que sean muy grandes. En estos casos, los tiempos de cirugía son mayores y el coste por lo tanto también aumenta.

Resultados de una otoplastia

 

El índice de satisfacción de los pacientes que se someten a una otoplastia es superior al 90%, sobre todo en el caso de personas con cabello corto, que tienen las orejas mucho más expuestas que el resto. En el caso específico de niños y adolescentes, los beneficios a nivel psicológico son enormes. 

El resultado de la operación se puede observar desde el primer momento y no hay que destacar muchos síntomas después de una otoplastia, aunque en ocasiones la inflamación puede producir asimetrías en alguna de las orejas. En estas ocasiones necesitemos que transcurra alrededor de un mes para comprobar el resultado definitivo.

Antes

Después

Tratamientos alternativos a la otoplastia

 

Desde hace un par de años existe un nuevo tratamiento para arreglar las orejas de soplillo sin quirófano, denominado Earfold. Este consiste en implantar unos dispositivos de forma subcutánea en la cara anterior de la oreja para conseguir pegarlas a la cabeza de forma reversible, eficiente y completamente segura. Esto es una buena alternativa si buscas cómo cerrar las orejas abiertas, o una solución a las orejas de soplillo.

Se realiza en consulta y con anestesia local. Su principal ventaja es que no requiere quirófano, puntos de sutura ni vendaje postoperatorio.

Más información, aquí.