TRATAMIENTO

Bolas de bichat, bichectomia: precio y resultados

Las bolas de bichat son dos bolsas de grasa encapsuladas, que se encuentran en la zona de la mejilla, justo debajo de los pómulos, y que producen un aspecto más o menos redondeado del rostro. Tenemos una bola de bichat en el lado derecho y otra en el lado izquierdo, con un volumen aproximado cada una de ellas de 10 cc y un peso también aproximado de unos 9 gramos. Las bolas de bichat tienen una gran importancia en cirugía plástica, ya que influyen muchísimo en la anatomía  de la región media e inferior de la cara.

Las bolas de bichat, aparte de aportar volumen y contornear la estructura facial, no tienen otra función concreta en el rostro, motivo por el que pueden ser extraídas sin ningún tipo de problema. En los niños, las bolas de bichat pueden contribuir a exagerar el aspecto redondeado y con sensación de gordura en el rostro (es lo que comúnmente viene a conocerse como ser “cacheton”). A medida que vamos creciendo, al desarrollarse el resto de estructuras de la cara, el tamaño relativo de las bolas de bichat es menor, y de esta forma afecta menos en la apariencia general del rostro.

El tamaño de las bolas de bichat no tiene nada que ver con el peso y la estructura del resto del cuerpo de las personas. Existen muchas personas delgadas con el rostro muy redondeado y viceversa. Puedes tener una cara ancha teniendo estilizado el cuerpo y viceversa. A pesar de ello, si es cierto, que las bolas de bichat aumentan cuando engordamos y disminuyen cuando se adelgaza, al igual que el resto de estructuras grasas de nuestro cuerpo.

El origen de esta cirugía, se la debemos al anatomista y biólogo francés Xavier Bichat, quien describió por primera vez los acúmulos grasos de la mejillas, que hasta ese momento se creía que eran unas glándulas. Bichat falleció posteriormente en 1802, sin saber que esta descripción se convertiría muchos años más tarde en lo que se conoce en la actualidad como bichectomia.

¿TIENES DUDAS?
Contacta con nosotros

913 521 697

¿Qué es la bichectomía?

 

Se conoce como bichectomía al procedimiento en cirugía plástica mediante el cual se extraen las bolas de bichat. Este procedimiento es muy sencillo y rápido, motivo por el cual, en muchas ocasiones, se puede combinar con otro tipo de cirugía facial que nos ayude a conseguir nuestros objetivos. Lo más habitual, es combinar la bichectomía con la rinoplastia o la mentoplastia, ya que todas estas cirugías irán destinadas a conseguir un rostro más armónico y equilibrado.

La duración de la bichectomía es aproximadamente de media hora. Se trata de un proceso ambulatorio, donde el paciente permanece tan solo durante unas horas en el hospital y en el mismo día es dado de alta. Se utiliza una anestesia local para adormecer la zona de las mejillas, que es donde se va a trabajar. Se trata únicamente de unos pequeños pinchazos , que producen una pequeña molestia, pero completamente soportable. En algunas ocasiones, previamente, adormecemos la zona con anestesia tópica, y de esta forma el paciente ni siquiera nota los pinchazos necesarios para suministrar la anestesia local.

¿Cómo es la recuperación de una bichectomía?

 

Tras una bichectomía el paciente se puede incorporar inmediatamente a su rutina habitual, siempre con una protección solar completa y evitando actividades físicas intensas, como en la mayoría de intervenciones de cirugía plástica. En esta cirugía, es necesario mantener la boca abierta del paciente, para que el cirujano plástico pueda acceder por ella. En este punto, se coloca un separador de mandíbula al paciente. La incisión se realiza en la mucosa yugal cerca de la desembocadura del conducto de stenon o parotídeo que se toma como referencia anatómica.

Realizando unas pequeñas incisiones de 0,5 cm en dicha zona, se disecan los tejidos hasta acceder a las bolsas, que se resecaran en la medida requerida para alcanzar el resultado deseado. Posteriormente se cerrará la incisión con puntos reabsorbibles que no será necesario retirar. Lo que sí es importante, debido a la zona específica de la boca por donde se ha realizado el abordaje, es durante los días siguientes, realizar una dieta blanda o semiblanda con alimentos que no ocasionen esfuerzo a la hora de masticar o ingerir. Es lógico, ya que toda esa zona, va a estar durante unos días algo inflamada y dolorida, con lo que cuanto menos la castiguemos mucho mejor.

De todas formas las molestias son perfectamente soportables, y no suelen persistir más allá de dos días después de la cirugía. Son pequeñas molestias que aparecen aproximadamente durante las dos horas posteriores la cirugía, que es cuando desaparece completamente la anestesia y el rostro vuelve a recuperar por completo su sensibilidad. Una buena solución que ayuda bastante en estos casos, es aplicar hielo por su efecto antiinflamatorio durante 15 minutos en la zona, cada 4 horas, durante los tres primeros días del postoperatorio, e incluso en algunos casos durante la primera semana.

Muchos son los pacientes, que nos preguntan acerca del aseo bucal tras esta cirugía. Una vez transcurridas las primeras 24 horas, se puede realizar de forma normal, según nuestra rutina habitual, evitando rozar la zona de las incisiones en la mucosa bucal; antes de ello se recomienda realizar enjuagues con agua y sal o cualquier tipo de colutorio antiséptico tipo Oraldine durante la primera semana después de cada ingestión de alimento para de esta forma mantener limpia la herida quirúrgica, que en este caso, estará en contacto continuo con los alimentos , y eso indiscutiblemente, hará que se ensucie permanentemente.

¿Cuánto cuesta una bichectomía?

 

La bichectomía es una cirugía relativamente barata, dado que el tiempo y los materiales que se necesitan son mínimos. Se realiza con anestesia local que el cirujano plástico podrá administrar directamente. Por otro lado es completamente ambulante, dándose de alta al paciente inmediatamente después de haber finalizado el procedimiento sin necesidad de ingreso hospitalario con una habitación en planta.

Son muchas las celebrities y personajes famosos que se realizan esta cirugía también conocida como cirugía del óvalo facial, por su rapidez en los resultados, bajo coste y pocas complicaciones postoperatorias, pudiendo reincorporarse este tipo de personas con mucha vida social y exposición pública, de forma casi inmediata a sus actividades sin secuelas visibles, ya que la inflamación producida remite en unos pocos días.

Resultados de una bichectomía

 

El paciente que acude solicitando este tipo de cirugía, debe de tener muy claros los resultados que puede obtener. En la mayoría de los casos, no se trata de un cirugía única, sino que se combina con otras técnicas de medicina estética o con otras cirugías para conseguir el objetivo buscado. En muchos casos, se necesita realizar posteriormente un relleno de pómulos o infiltraciones en el rostro para acabar de delinear el rostro, y conseguir el aspecto deseado.

Los resultados de una bichectomía no son inmediatos, ya que aunque en cada paciente es diferente y dependerá mucho  de las condiciones particulares de cada uno de ellos. En la gran mayoría de los casos, durante las tres primeras semanas tras la cirugía, existe un proceso inflamatorio que no permite ver los resultados definitivos hasta aproximadamente la cuarta semana postoperatoria y es a partir de ahí, donde podremos observar sus efectos.

Los resultados de la bichectomía son definitivos, aunque como ya hemos dicho anteriormente, existen factores que pueden contribuir a que volvamos a acumular grasa en la zona de la mejillas, por un aumento de peso.

Tratamientos alternativos a la bichectomía

 

Existen algunos tratamientos médico estéticos alternativos a la bichectomia, como las infiltraciones de productos quemagrasa o realizar pequeñas liposucciones en las mejillas para rebajar el volumen de la grasa, pero nunca se van a conseguir los mismos efectos de definición del rostro. En esta alternativa hay que tener en cuenta que la bichectomia se realiza debajo de la musculatura facial a la que se accede de forma intraoral, y una mini liposucción, se realizará por encima de los músculos y por debajo de la piel.

Otra alternativa, sería valorar el sobrepeso en determinados pacientes, y ponerlos a dieta, consiguiendo de esta forma, que disminuyan la grasa del rostro y así se afinen sus rasgos.

https://salud.uncomo.com/articulo/como-adelgazar-la-cara-17272.html

Por último la alternativa de los rellenos faciales, es una gran opción, sobretodo para aquellos pacientes que no quieran acudir a un quirófano; aunque parezca paradójico, se puede conseguir un efecto bastante similar al que se consigue eliminando las bolas de bichat, añadiendo volumen y no reduciéndolo.

https://www.20minutos.es/noticia/3610564/0/bichectomia-tendencia-cirugia-estetica-adelgazar-cara-resaltar-pomulos-irreversible/

A partir de ahí, será el paciente en consenso con el médico el que deberá decidir si quiere apostar por rellenos definitivos como pueden ser infiltraciones de grasa propia, o acudir a rellenos temporales como el ácido hialurónico. Son muchos los pacientes que se decantan inicialmente por esta alternativa, para valorar el  aspecto conseguido, y posteriormente se realizan la resección de las bolas de bichat, para una solución más definitiva, una vez que han visualizado su nuevo aspecto, y están contentos con él.

Otros servicios de cirugía facial

01-levantamiento-de-cejas

Levantamiento de cejas

rinoplastia

Rinoplastia

01-lifting

Lifting facial

01-blefaroplastia

Blefaroplastia

01-mentoplastia

Mentoplastia

01-cirugia-de-pomulos

Cirugía de pómulos

otoplastia-02

Otoplastia

cervicoplastia-01

Cervicoplastia