TRATAMIENTO

Aumento de pecho

El aumento de pecho sigue siendo en la actualidad, y desde hace ya varios años, la intervención de cirugía estética más solicitada en España. En otros países como EEUU también se encuentra siempre entre las tres primeras posiciones, liderándola durante los últimos años.

Según estimaciones de la SECPRE, habiendo realizado un sondeo entre los cirujanos plásticos de España durante los meses de junio y septiembre de 2018, casi 400. 000 intervenciones de aumento mamario se realizaron durante el  año pasado en nuestro país, con una tendencia claramente al alza. Este tipo de cirugía, representa un 30% del total de las cirugías estéticas realizadas en españa.

Por edades, y continuando con la misma fuente, la población que se encuentra comprendida entre los 30 y 44 años es la que más recurre en términos generales a la cirugía estética, aunque en el caso concreto del aumento mamario, las mujeres se operan antes, y estadísticamente la franja se sitúa entre los 18 y los 29 años.

¿TIENES DUDAS?
Contacta con nosotros

913 521 697

¿Qué es la mamoplastia de aumento?

 

La mamoplastia de aumento, es el aumento de senos tanto con injerto de grasa como con  prótesis mamarias. El cirujano plástico, tiene como objetivo en un aumento mamario, obtener ante todo un resultado armónico y natural, en consonancia con el resto de las características físicas de la paciente. Con esta cirugía plástica podemos conseguir diferentes efectos; por un lado podemos aumentar el tamaño del seno, por otro cambiar la forma, e incluso la textura de la mama. Para proceder  a remodelar la mama, en este caso con el objetivo de aumentar el volumen de la misma, se pueden utilizar prótesis mamarias o bien realizarlo mediante grasa de la propia paciente.

Cuando se realiza un aumento mamario con infiltración de grasa de la propia paciente, el principal factor a tener en cuenta es que necesitamos que la paciente tenga grasa sobrante suficiente en alguna parte de su cuerpo. no toda la grasa que obtengamos se podrá aprovechar tras su extracción y preparación, pudiéndose aprovechar aproximadamente la mitad de la grasa obtenida. esta grasa se obtendrá mediante una pequeña liposucción, normalmente en la zona del abdomen o de las cartucheras que es donde se suele acumular más grasa con el paso del tiempo. Este tipo de aumento mamario, no produce grandes aumentos de volumen. la candidata ideal será aquella mujer que desea un aumento mamario moderado, como mucho de una talla, y tremendamente natural.

Durante los tres primeros meses tras la cirugía, se pierde alrededor del 20% del volumen infiltrado, quedando el resto de forma definitiva en las mamas de la mujer.En el caso de pérdidas importantes de peso o situaciones anómalas, se perdería la grasa de esa zona, al mismo ritmo que se podría perder la del resto del cuerpo. La gran ventaja de esta técnica, es la garantía de que no va a existir ningún tipo de rechazo por parte de la paciente, ya que se trata de su misma grasa, reutilizada.

En algunos casos, esta técnica de infiltración de grasa se realiza en mastopexias previas, para rellenar los polos superiores de la mama o en retoques de cirugía de mamas tuberosas, de reconstrucción mamaria o de mastectomías subcutáneas profilácticas para mejorar la forma. Cuando se decide realizar una mamoplastia de aumento con prótesis, lo primero que tenemos que hacer una vez estudiada la anatomía de la mama de la paciente y teniendo en cuenta también su constitución física, es elegir de común acuerdo con la paciente, el tipo de prótesis que vamos a utilizar, valorando el objetivo que ésta tenga, y sus gustos, siempre llegando a un consenso con nosotros, en aras de lograr tal y como ya hemos comentado anteriomente un resultado equilibrado, armónico, natural y estéticamente correcto.

Las prótesis que utilizamos son las de última generación, que están compuestas por gel de silicona cohesivo y tienen una cubierta que puede ser texturada o lisa. En una prótesis tenemos que valorar diferentes parámetros como son la anchura, la altura y la proyección de la prótesis. la combinación de todos ellos determinarán el tamaño o el volumen de la prótesis. En las prótesis redondas y ergonómicas coinciden anchura y altura pero en las anatómicas no.

Existen tres tipos de prótesis mamarias:

  • Prótesis redondas
  • Prótesis anatómicas
  • Prótesis ergonómicas

Las prótesis redondas como su propio nombre indica son semiesféricas con lo que todos sus diámetros son iguales. Fueron las primeras que salieron al mercado y están indicadas en aquellas pacientes que desean o necesitan un mayor relleno en los polos superiores. Dan un aspecto de mayor relleno en la zona del escote o de push up en el aumento mamario. En muchos casos son las pacientes más jóvenes las que se decantan por este tipo prótesis mamarias, ya que desean un escote y unas mamas más exuberantes de acorde a la juventud de su cuerpo.

Las prótesis anatómicas, también conocidas como “de forma de lágrima o pera” son la alternativa preferida para pacientes que desean un aspecto más discreto y natural. normalmente las utilizamos en pacientes más maduras con la mama transformada ya por los embarazos

Las prótesis ergonómicas son las más novedosas. se denominan así porque se van a adaptar a la posición de la mama de la paciente distribuyéndose el gel que las constituye de una forma más natural. Aunque por definición son prótesis de forma redonda su comportamiento en posición vertical se asemejaría más a una anatómica con un polo superior mas relleno que esta.

Estas prótesis mamarias han supuesto una gran revolución en el mundo de la cirugía plástica, en lo que se refiere a la disciplina del aumento mamario, una gran novedad desde hace 20 años que se vienen utilizando los primeros implantes mamarios.

El responsable de la dureza de las prótesis mamarias y de mantener la forma de las mismas es el gel de silicona cohesivo de las prótesis. cuanto mayor sea el índice de cohesividad, más dura parecerá la mama a la hora de palparla. En estas prótesis ergonómicas, la cohesividad es menor y por lo tanto la dureza de estas prótesis también, lo que permite que se adapten mucho mejor al cuerpo femenino y resulten mucho más naturales al tacto.

Por último estas prótesis, solucionan un gran problema que en muchas ocasiones surgen con las prótesis naturales, y es la excesiva proyección de las mismas, que da como resultado un aspecto poco natural . Las prótesis ergonómicas tienen la características de adaptarse a la posición de la mujer, de forma que si esta está de pie las prótesis adoptan una forma anatómica, pero si se encuentra tumbada las prótesis tienden a una distribución más lateral como hace el tejido mamario de una mama sin prótesis.

Otra característica a tener en cuenta a la hora de elegir una prótesis mamaria, es la cubierta de esta. Esta puede ser texturada o lisa, y el texturado puede ser mayor o macro o menor o micro. cuanto mayor sea el grado de texturado de la cubierta, más se va a fijar esta a los tejidos que la rodean, creando incluso un efecto velcro. Está demostrado que el índice de formación de contractura capsular es menor con prótesis texturadas que lisas.

Finalmente, las prótesis ergonómicas de última generación, disponen de un pequeño microchip del tamaño de un grano de arroz en el gel de las prótesis para a través de un lector, poder identificar las mismas. De esta forma se soluciona un gran problema que existe en la actualidad, cuando una paciente acude a realizarse un recambio de prótesis de una mamoplastia de aumento que se realizó hace muchos años, y nos sabe lo que lleva puesto, porque ha perdido los papeles con la información sobre sus prótesis  mamarias que le tuvieron que dar en su día.

En nuestra clínica estamos utilizando las prótesis mamarias de gel de silicona cohesivo por tres motivos principales:

  • Son lo más innovador que existe en la actualidad en lo que se refiere a prótesis mamarias
  • Son las que según nuestra experiencia durante más de 25 años realizando este tipo de cirugías, ofrecen los resultados más naturales.
  • Son las que ofrecen una mayor seguridad al paciente, en el hipotético y poco probable caso de rotura, ya que el gel cohesivo no va a difundir, quedándose en el lumen de la prótesis y no saliendo al exterior de este con lo que no se va a poner en contacto con el tejido mamario.

Normalmente el cirujano plástico, coloca los implantes bien por debajo del músculo pectoral (subpectorales) o por encima (submamarios). los primeros van a producir un resultado más natural y están especialmente indicados en pacientes más delgadas con poco panículo adiposo, con lo que la prótesis se notaría más. En pacientes muy deportistas, con los pectorales muy desarrollados, se pueden crear efectos raros al poder contraer la prótesis el pectoral. las submamarias solo deberían ponerse en el caso de que la paciente tenga al menos dos cm de tejido adiposo por debajo de la piel, para que este pueda camuflarla. Su ventaja es que producen menos dolor postoperatorio al no tener que disecar el pectoral.

El implante se puede poner a través de 3 vías, y la diferencia básica entre cada una de ellas, será la cicatriz resultante; por lo tanto, según la morfología de cada paciente y sus preferencias, nosotros como cirujanos plásticos realizaremos el abordaje de la mamoplastia de aumento de una u otra forma

Estas 3 vías son:

  • Vía inframamaria: la más habitual, a nivel del surco inframamario del seno. la cicatriz resultante queda completamente escondida debajo de la mama. solamente en determinadas posiciones, como por ejemplo cuando nos tumbamos boca arriba en una altura superior a otra persona, podría llegar a observarse. Es la preferida en nuestra clínica ya que respeta la integridad del tejido mamario, no dejando cicatrices en el y lo que es importante también, no abriendo un tejido potencialmente contaminado, al poder llegar directamente al espacio submuscular sin tener que atravesar al tejido mamario.
  • Vía periareolar: alrededor de la areola, en la parte inferior de la misma. en  estos casos la cicatriz es imperceptible ya que la disimula perfectamente la pigmentación de la areola.
  • Vía axilar: en uno de los pliegues de la axila, quedando la cicatriz completamente camuflada entre los pliegues axilares. tiene la desventaja de que las prótesis se quedan habitualmente demasiado altas.

Nosotros como cirujanos plásticos, en nuestra clínica, realizamos la mamoplastia de aumento a través de cualquiera de las tres vías, pero siempre tratamos de analizar cada caso de forma independiente y única, aconsejando a la paciente la forma de abordaje óptima en su caso.

¿Cómo es la recuperación tras una mamoplastia de aumento?

 

Esta intervención tiene una duración de entre hora y media y dos horas, y se realiza tal y como ya hemos explicado con anestesia general. El postoperatorio de esta cirugía no es doloroso si las prótesis se colocan en el plano submamario, pero sí que lo es durante dos o tres días si el plano es submuscular, pero eso no va a evitar que muchas pacientes que se operen un jueves por la mañana el lunes se puedan incorporar a su trabajo, siempre que no sea un trabajo con actividad física importante. Además la analgesia será lo suficientemente importante para evitar que las molestias sean intensas.

En términos generales, una semana de reposo tras la cirugía es suficiente en la gran mayoría de los casos; este tipo de reposo es un reposo relativo, donde se realicen movimientos de los brazos suaves, sin cargar peso ni forzar extensión por lo menos durante un mes tras la cirugía. Estas precauciones son fundamentales para conseguir que la zona se vaya desinflamando y que la paciente no haga esfuerzos que puedan desplazar las prótesis o producir hematomas que puedan complicar el postoperatorio de la mamoplastia.

Por otro lado, la cicatrización de los tejidos, que deben formar una cápsula alrededor del implante es fundamental para evitar el acúmulo de líquido en la zona, lo que se conoce como serosa, la rotación de las prótesis o el posible sangrado de la zona durante los días posteriores a la cirugía. La inmovilización de la zona con un sujetador específico para mamoplastia es también muy importante. Recoger todo el tejido de forma adecuada mientras se produce la cicatrización es fundamental para conseguir los resultados deseados.

Al principio y durante un mes se tiene incluso que dormir con un sujetador específico. Quedan completamente prohibidos los aros y rellenos durante los primeros 6 meses. Por otro lado también es importante hidratar la zona, ya que toda la piel ha sido estirada, tanto por la introducción del implante como por la inflamación de las primeras semanas que en algunas ocasiones puede ser importante. Algunas pacientes pueden referir picores o irritación precisamente por este motivo, y en estos casos con una correcta hidratación los síntomas irán desapareciendo y la piel mejorará ostensiblemente.

En la parte del cuidado de la piel, merece la pena especial reseña a la cicatriz de la mamoplastia de aumento. Es muy importante la limpieza específica con antisépticos que nosotros le recomendaremos, para evitar una hipertrofia en la misma. Nosotros en nuestra clínica vigilamos las cicatrices durante todo el postoperatorio y nos adelantamos en los casos en que existen posibilidades de hipertrofia realizando los tratamientos médico estéticos correspondientes para evitar dicha complicación, que sin duda alguna podría afectar negativamente al resultado final de esta cirugía.

En una segunda fase, y en determinados casos, podremos prescribir parches de silicona que prevengan la formación de cicatrices de mala calidad y que por el contrario la cicatriz permanezca plana y elástica, que es como tiene que quedar para resultar imperceptible. En nuestra clínica tratamos los postoperatorios de mamoplastia de aumento con fisioterapia postoperatoria específicamente. En todos los casos no es necesaria. En caso de serlo, en las posteriores citas de revisión, una vez han transcurrido por lo menos un par de meses desde la cirugía, se prescribirán, siempre siendo realizadas en nuestra clínica y con nuestra supervisión. Desaconsejamos completamente acudir a servicios externos de fisioterapia, ya que en muchas ocasiones puede ser incluso contraproducente.

Se deberá proteger la piel con factor de protección solar muy alto, y evitar una exposición directa al mismo durante el mes posterior a la cirugía. En pacientes que se operen durante los meses de verano, al mes siguiente, podrán acudir a la playa, pero siempre permanecerán debajo de una sombrilla y con protección solar de pantalla total aunque el pecho esté cubierto con el bañador o bikini. El deporte podrá reanudarse de forma paulatina a partir del primer mes de la cirugía, aunque determinado ejercicio físico aeróbico pectoral, deberá de evitarse durante un periodo más largo.

¿Cuánto cuesta un aumento mamario?

 

En el precio de la mamoplastia de aumento son varios los aspectos a tener en cuenta, y que en muchas ocasiones no dependen directamente del cirujano plástico. En primer lugar, si hay un factor directamente relacionado con el tipo de cirujano plástico, su experiencia y prestigio, que obviamente varía entre unos casos y otros. Pero existen otros factores que pueden afectar al precio de esta cirugía y que dependen de diferentes factores relacionados con el país donde se realice la cirugía y con la calidad de los materiales utilizados en la cirugía.

Existen prótesis mamarias de muy diferentes calidades y precios y eso influye directamente en el precio de una mamoplastia de aumento. En el mercado se pueden conseguir prótesis mamarias desde 400 € la pareja en el caso más económico y hasta 2.500 € en el caso de las más caras. Obviamente, existirá diferencia entre unas y otras, y esta diferencia se verá reflejada en el presupuesto final de la paciente, así como en el resultado, durabilidad y seguridad del procedimiento.

Nosotros solamente trabajamos con prótesis mamarias de última generación, fabricadas por casas comerciales de la máxima confianza, que dan garantía y que se hacen cargo del recambio sin coste, dando una cantidad de dinero para cubrir parte de los gastos de la reintervención, en el caso poco probable de que se produzca una rotura de la prótesis por defecto del implante. otro factor importante que encarece el precio es el hospital. en el caso necesario de que la paciente deba pernoctar una noche, este servicio encarece el presupuesto, aunque en la mayoría de los casos no es necesario que las pacientes permanezca una noche en el hospital, y tras unas cuantas horas en el mismo, se pueden ir a su domicilio en la gran mayoría de los casos.

El aumento mamario en nuestro caso, siempre se realiza con anestesia general, por lo que los honorarios de anestesia no influyen en la oscilación del precio. Teniendo en cuenta todos estos factores, y contando siempre con la utilización de prótesis mamarias de alta calidad y de que la cirugía se realiza en un hospital en condiciones, el precio mínimo de un aumento mamario debería no ser inferior a los 4.500 €, por lo que habría que desconfiar de precios menores a este.

Resultados de una mamoplastia de aumento

 

El objetivo que toda mujer busca en un aumento mamario es obtener un pecho mas bonito, mas firme Y más grande, consiguiendo unas curvas más definidas y equilibradas. Se rejuvenece no solamente la zona del pecho, sino también la del escote, cambiando en la gran mayoría de los casos la percepción que una tiene de sí misma y por supuesto la percepción que los demás tienen sobre nosotros. Las mujeres tras esta cirugía, se sienten más atractivas, y eso contribuye directamente a que sean más felices. por otro lado las opciones para vestir se amplían, ya que mucha ropa que antes no les quedaba bien, ahora con las nuevas proporciones les resultan mucho más adecuadas.

Estas mejoras producen una mejora de la autoestima y la sexualidad de las mujeres en la gran mayoría de los casos, según afirman diferentes estudios realizados en nuestro país. Complejos sobre la forma y volumen del pecho  y falta de seguridad son las principales razones que empujan a muchas mujeres a realizarse un aumento mamario, y hacen que esta intervención se haya convertido en la intervención estrella de la cirugía plástica en la mayoría de países.

Antes

Después

Tratamientos alternativos a la mamoplastia de aumento

 

Existen en el mercado variedad de alternativas de tratamientos sin quirófano que se presentan como soluciones definitivas. Nosotros no somos partidarios de ninguna de las mismas,  ya que si se consigue algún tipo de aumento mamario con algún tipo de sustancia, serÍa algo completamente pasajero, que desaparecería a los pocos meses con el consiguiente coste económico y esfuerzo que nos serviría prácticamente para nada.

 

Los tratamientos alternativos a la cirugía de mamoplastia de aumento, pasan por ser otro tipo de cirugías mamarias para pacientes que quieren aumentar el volumen de su pecho y la forma, y cuenta con algún tipo de patología especifica que hacen que el resultado tras realizar solamente una mamoplastia de aumento no fuera satisfactorio. Estamos hablando de pacientes con la forma de pecho muy caido, en cuyo caso necesitarán de una mastopexia, o en pacientes con importantes asimetrías en el pecho, en cuya caso necesitaríamos primero realizar una simetrización.

En muchos casos determinadas pacientes acuden a nuestra clínica solicitando su deseo de aumentar el volumen de su pecho, y lo que realmente necesitan es subirlo, y con este nuevo reposicionamiento el efecto es de aumento mamario, ya que parece que tengan mucho más pecho. En estos casos, la elevación de mama sería una gran alternativa a la mamoplastia de aumento. En otros casos ambas cirugías llegan a ser complementarias.

Para más información: https://es.wikipedia.org/wiki/Mastopexia  https://secpre.org/pacientes/cirugia-estetica/cirug%C3%ADa-de-la-mama/elevación-de-las-mamas

Otros servicios de cirugía de mamas

cirugia-de-mama-01

Reducción de pecho

elevación-de-pecho-02

Elevación de pecho

ginecomastia-hombre-01

Ginecomastia hombre

mama-tuberosa-01

Mama tuberosa